«Fui un sacerdote a bordo de la JMJ en Panamá, y me encontré con una Iglesia joven, llena de esperanza, que quiere caminar muy cerca del Vicario de Cristo en la Tierra», padre Santiago Villa.