Los padres de familia pueden enseñar a sus hijos, con paciencia y cariño, a dar el justo valor a las cosas materiales: el teléfono móvil, la ropa, la diversión… La primera lección, el ejemplo.