Obtener buenas o malas calificaciones no define nuestra inteligencia, no tiene que quitarnos la confianza en nosotros mismos y muchos menos la dignidad.

Clic aquí para ver el artículo completo