Carta del Prelado (14 febrero 2017)

Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

1. Deseaba mucho volver a escribiros, ahora de manera un poco más extensa. Con estas letras quiero haceros partícipes de las conclusiones del último Congreso general, que se ha tenido en Roma en el pasado mes de enero. Lo hago porque, como don Javier en el año 2010, quiero que todos sintáis el peso de la Obra, el peso de las almas, la responsabilidad de llevar adelante esta pequeña familia que formamos. Con toda la Iglesia, aspiramos, en expresión de san Pablo, a reconciliar el mundo con Dios (cfr. 2 Cor 5, 19): tarea inmensa, que nos superaría si no contásemos con la gracia divina. Lea aquí el artículo completo.

2017-03-07T08:46:56+00:00martes, marzo 7, 2017|Artículos Recomendados|